Ir al contenido principal

Sueños dormidos


 Un sueño dormido es morir al tiempo para vivir con miedo, una verdad es el disfraz de las mentiras cuando estas hieren.

Cuando mirando tu reflejo se disipa la felicidad y al mirar tu anhelo se duerme la libertad.

Revisaba las trincheras que cubrían las oportunidades y aunque las encontraba las ignoraba y a paso inseguro huía.

Con un orgullo imbécil me aseguraba de que el tiempo escapara y que no cambiara nada, y aunque la maldita disciplina del desorden acomodara un hueco en mi pecho, habían razones para que todo fuese un hecho, habían canciones con frío y la monotonía bajo techo.

Las cuentas claras nunca conservaron nada entre los dos, los vientos no soplan a favor de una nave que nunca encalla por falta de orilla y si nadie sopla, no habrá viento que lo dirija.

Cuanto tiempo a durado nuestro tiempo? Cuanto tiempo el tiempo se detiene para no hacernos viejos sin los dos?. El tiempo me ha regalado silencio para que lo que oigas no sean palabras, para que lo que sientas no sea temor, me ha regalado valor.

Cuantos sueños debemos revivir a conciencia? Cuantos sueños cambiamos por vehemencia? Las páginas donde apoyo mi pulso me escucharon mientras pensaba, mientras te imaginaba y te encontraba cada vez más escondida en mis sueños dormidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESTOY NOMINADO A LOS LIEBSTER AWARD

¡No puedo creer que esté publicando por aquí!

Hace muchisimo tiempo que no publicaba una entrada en mi antaño y queridisimo blog personal. De todas maneras tengo que confesar que venía desde hace semanas dándole vueltas a mi cabeza, mortificándome al pensar qué podría publicar para reactivar el mismo. Pero parece que me han leído la mente y es que ME HAN NOMINADO a los Liebster Award. El responsable es el amigo y colega de la poesía, el Sr. Armando Colina del blog Memorias de Armando. El fue nominado, respondió y luego me nominó a mi.. si saben, ¿no?.. ¿si? Ok!


Bueno, la cuestión y el chiste de todo esto es que yo debo responder algunas preguntas que hizo tan amablemente el señor Armando para que ustedes, lectores, me conozcan un poquito más, y al final de las mismas redactaré algunas para nominar a otros bloggers, aunque hasta el momento NPI de a quién nominaré.

¿Comenzamos?
¿Cuándo decidiste administrar un blog y por qué?
Bueno, para que sepan, yo tengo 25 años al momento de este pos…

Mía

¡Hola!, Lectores. Este es un poema que escribí hace algunas semanas, fue una de esas inspiraciones que vienen de la nada, y de esos poemas que luego de escribirse, siento que no son míos, que no me pertenecen. El día 13-Septiembre tuve la oportunidad de presentarlo en el encuentro nacional Se Acabó La Ausencia, el cual presta espacios expositivos a artistas noveles del país. Este poema, para mi sorpresa, gustó bastante *-* así que decidí compartirlo.

Titulo: Mía Audio: Si (ir al final)

Mía.

Ella piensa que no es mía. Ella se desvanece en sentimientos  al menos en pocos segundos. Ella tropieza con el silencio,  con mis labios custodiando los suyos. Los míos , no tan sensatos sonríen y desconocen lo que sucede, pero ella piensa que no es mía, y reacciona.
Ella piensa que no es mía, que las estrellas no se posan en el cielo, por ella; que cuando del cielo cae la lluvia,  no es porque siento que algo la apena. Guardo sus recuerdos fuera de mi mente  por si algún día mi memoria se quebranta, pero ella piensa…

Surge en la mente

En el perfume colecciono recuerdos 

    de lazos que se han roto, 

    que no atan ni remordimientos 

    porque ha durado tanto lo bueno 

    que inhiben a los pensamientos de  rencores 

    que puedan escudarse dentro del pecho.


    Una luz titilante atrapa, en sus segundos más oscuros, 

    los quejidos de sus huellas,

    que se alejan ahuyentadas, como atemorizadas, 

    sin zapatos que llenar

    y reconocen de lo que han dejado detrás, 

    un pasado frenético de amor empapado en besos,

    oscuridad 

    y sábanas acostumbradas a dos cuerpos en uno.



    El peso de una historia que se contó a medias 

    me deja desviada la vida 

    al tiempo que se evapora la distancia entre los dos, 

    y le cuento incluso a las hojas ya escritas 

    que los poemas no me caben en la mente.

    Que tengo millas perdido en la carretera... 

    y lineas perdido en tu verso.