viernes, 1 de febrero de 2013

El Salto al Silencio

¡Etapas!.. Es tan sencillo brincar la verja de sus leyes cuando te es posible.

Consejos me dictan que las viva, que disfrute las alegres y que sufra lo amargo, pero en cierto momento de mi vida me di cuenta que me he cansado, que aunque apenas he entrado a mi segunda década estoy cansado de poner el corazón en mis manos para no sentirlo más en mi pecho.

Equivocarme no era una opción; arriesgarme fue una decisión la cual no juzgo pero tampoco premio.


Los lazos de la inconsciencia me unía a una dicha efímera e inconstante, la misma que al venirse en ganas se hacía de su bipolaridad para arrastrarme la alegría tan lejos que no pudiese rescatarla

Estoy cansado, cansado de descansar en los brazos del miedo y vivir cansado de correr tras una luz que se desgasta en el tiempo

Vivir lo amargo no era una opción; dejar mi corazón en el pecho fue una decisión en la cual pienso día a día.


Abrazado a un sentimiento camino sobre una etapa mirando las que vendrían, las que son constantes y alargarían la vida de mi alegría.


Me canse de hablarle a mi silueta en el espejo, de reprocharme lo que tan mal pude haber hecho, he mirado las curvas del horizonte y pienso llegar a él y caminarlo sin prisa pero con ganas.


Ahora he mirado tus ojos y entre el iris del tiempo encontré la pasión que no le daba ánimos a mis letras, pero ellas aprenderán; aprenderán que su madre tristeza se ha ido y que su única familia es la dicha. Ellas se escribirán; escribirán la sinceridad que siempre las adornan, Ahora sin el miedo y con el gozo, con la valentía y sin el sufrimiento, ahora Contigo_ y _Sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada